Victoria agridulce del Barcelona frente al sevilla en el Camp Nou por 4-2, un duelo entre el primero y el segundo de la tabla, que se caracterizó por la desafortunada lesión de Leo Messi. Los azulgrana,  muy enchufados desde el inicio, se adelantaron muy pronto en el marcador, apenas cumplido el minuto dos de juego, tras un excelente remate de Coutinho ante el que Vaclík nada pudo hacer.

El Sevilla, por su parte, avisó de manera instantánea, pero un magnífico Ter Stegen, sin duda el mejor del encuentro, frustró la ocasión para el conjunto andaluz. El Barça se percató de que su rival no había venido al Camp Nou a perder el tiempo, y su respuesta fue el segundo tanto barcelonista, esta vez a cargo de Leo Messi. Poco después de que el la afición culé celebrara la segunda diana de la noche, Messi sufrió una mala caída tras un desafortunado choque con un jugador sevillista, y los peores temores terminaron por confirmarse: rotura del radio del brazo derecho y tres semanas de baja. El crack argentino se perderá duelos tan importantes como el clásico ante el Real Madrid de la semana que viene, o el partido de Champions ante el Inter.

Desde ese momento, el partido se volvió algo gris para la culerada. La victoria se vio un tanto eclipsada por las dudas que recorrían la grada ante el estado físico de Messi, pese a que el Barça nunca se vino abajo y decidió levantar el animo de su afición con goles y espectáculo.

Ya en la segunda mitad y con las fuerzas algo más igualadas, llegó el tercer tanto azulgrana, tras un penalti sobre Luis Suárez, que el propio uruguayo terminó por transformar. No fue la única ocasión del charrúa a lo largo del encuentro, sin embargo, la falta de acierto le sigue persiguiendo como si de su sombra se tratase, por lo que el gol de penalti supuso para Suárez un alivio importante.

El Sevilla lo seguía probando y a punto estuvo de lograr su objetivo en sendas ocasiones, pero un Ter Stegen pletórico, quizás en su mejor partido como azulgrana, mantenía en pie a un Barça que tenía ganas de más. Aún así, el Sevilla consiguió superar al guardameta alemán a base de insistencia para poner el 3-1 en el electrónico. Un resultado con el que los de Valverde no terminaban de conformarse, por lo que Rakitic decidió poner tierra de por medio ante su exequipo, con un trayazo desde fuera del área que supuso el 4-1.

Con el partido más que sentenciado, el Sevilla quiso maquillar el resultado y logró un segundo tanto intrascendente a cargo de Muriel, que estableció el definitivo 4-2 en el luminoso. Con esta victoria agridulce, el Barcelona recupera nuevamente el liderato en solitario en la Liga, la semana antes de medirse a un Real Madrid en horas bajas, pero del que siempre se debe desconfiar.

Diana Velasco Silgado
Diana Velasco Silgado

Redactora/Administradora

Ver otras noticias de nuestro blog
El Barça busca volver a ganar

Prohibido volver a tropezar. Después de empatar frente al Girona en el Camp Nou, y de perder tres puntos de oro ante el Leganés en Butarque, el Barcelona recibe este mismo sábado a un siempre complicado Athletic de Bilbao. Los hombres de Valverde realizaron este...

leer más