Después de poco menos de tres meses, la Liga Santander está de vuelta. El Barcelona ha arrancado su particular andanza por la competición de la regularidad en el Camp Nou frente al Deportivo Alavés, donde ha cosechado su primera victoria de la presente temporada con un contundente 3-0.
El conjunto vasco, que la campaña pasada terminó en el puesto 14 de la tabla con 47 puntos, saltó al terreno de juego para ponerle las cosas difíles a los de Valverde, y así lo hizo al menos durante todo el primer tiempo. Por su parte, el Barça se estrenaba en Liga como vigente campeón de la Supercopa de España, primer título conseguido por los azulgranas en un curso en el que la ambición del equipo vuelve a ilusionar a la culerada.
En el once titular, ninguna sorpresa. Valverde sacó a toda la artillería para estrenarse en Liga de la mejor manera posible, aunque el triunfo estuvo complicado durante bastantes minutos. A los culés les costó coger el ritmo ante un rival para nada sencillo, algo lógico en un inicio de competición, y ante un Camp Nou con las gradas un tanto desangeladas. Apenas unos 50.000 aficionados se animaron a presenciar el encuentro en directo pese a estar en fechas vacacionales, por lo que el panorama resultaba monótono en algunos momentos.
En el primer tiempo, pocas emociones hasta la recta final previa del descanso, cuando el Barça puso una marcha más de la mano de un Messi que de nuevo volvió a hacer barbaridades. Luís Suárez sigue sin tener acierto y el equipo notaba su falta de puntería, para desesperación del propio jugador.
Tras el descanso, Valverde decidió mover el banquillo para dar entrada a Coutinho como interior izquierdo. Gran acierto. El Barcelona comenzó a ser otro y las llegadas con peligro sobre la portería que defendía Pacheco se sucedían con mayor frecuencia. Fue entonces cuando el colegiado indicó una falta sobre Messi al borde del área, que él mismo transformó de manera magistral. La barrera saltó intentando evitar que el esférico les superara, pero Messi optó por un disparo raso que corrió bajo los pies de los jugadores del Alavés y que se coló entre los tres palos sin que Pacheco pudiera hacer nada. 1-0 en el marcador y gol 6.000 del Barcelona en este campeonato. El autor no podía ser otro que el propio Messi.
Tras el gol de Leo, el Barça se vio más relajado ante un Alavés con muy pocos argumentos ya. Fue entonces cuando a falta del acierto de Suárez, llegó Coutinho para poner tierra de por medio tras un disparo imposible para Pacheco.
Arthur y Arturo Vidal también tuvieron minutos para deleite de la grada, y en un intento de ayudar a Luis Suárez a romper su mala racha de cara a puerta. Sin embargo, el charrúa se fue a casa sin marcar, puesto que el broche final lo puso un Leo Messi que de nuevo volvió a brillar. El argentino controló el balón con el pecho cerca del punto de penalti, se deshizo de los defensas que intentaban en vano bloquear su remate, y de nuevo perforó la red del Alavés para sentenciar con victoria el primer duelo de esta temporada.
Diana Velasco Silgado
Diana Velasco Silgado

Redactora/Editora

Ver otras noticias de nuestro blog
Valverde, atrévete.

Ayer el Barça debutó en la Champions League y sin apenas despeinarse pasó por encima de un valiente PSV. Evidenciando a la FIFA, Messi anotó su enésimo Hat-Trick y Dembelé demostró una vez más que poseé unas cualidades innatas que seguro le harán triunfar. Suárez, por...

leer más