No hay dudas. La mala fortuna persigue al que este curso se erige como capitán del Barça B, Ferran Sarsanedas, quien el año pasado y por estas fechas, ya tuvo que enfrentarse a otra grave lesión que le dejó en el dique seco durante seis largos meses. En aquella ocasión, fue operado del tendón directo del recto femoral del muslo derecho, y no volvió a pisar el césped hasta el 5 de mayo contra el Reus, cuando sustituyera a Ruiz de Galarreta en el minuto 84 de juego.
Esta vez, el catalán cayó lesionado durante el derbi de ayer domingo en el campo del Espanyol B, un duelo que para más inri, terminó con victoria perica por 1-0, y tuvo que abandonar el terreno de juego con la ayuda de los servicios médicos del Barcelona. Tras las pruebas realizadas al jugador ayer mismo, el club ha confirmado esta mañana los peores presagios: rotura del ligamento cruzado anterior de la pierna izquierda, por lo que en los próximos días deberá pasar nuevamente por el quirófano.
Un contratiempo más tanto para Ferran Sarsanedas, como para el técnico azulgrana García Pimienta, quien ha contado con el canterano hasta en 7 de los 10 partidos jugados en lo que va de temporada, siempre con una muy buena actuación del de Amer. La baja del capitán del Barça B se suma a otras dos de larga duración, como son las de Mateu Morey, operado del menisco, y la de Kike Saverio, intervenido del tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda; Por otra parte, el inglés Marcus McGuane, que sufre una lesión de la porción distal del bíceps femoral de su pierna izquierda, no estará disponible durante un tiempo estimado de unas siete semanas. 
Diana Velasco Silgado
Diana Velasco Silgado

Redactora/Administradora

Ver otras noticias de nuestro blog