Lo importante era ganar. Muchos criticaran mi punto de vista estando acostumbrados al futbol preciosista del Barça en los últimos años. Pero teniendo en cuenta que era el primer partido oficial de la temporada, que algunos jugadores llevaban apenas dos semanas de entrenamientos, y que el Sevilla está mucho más rodado debido a su participación en la Europa League, debemos estar más que satisfechos.

Es más, pese a la falta de ritmo, y con el añadido de las altas temperaturas de Tánger, el Barça dio una muy buena imagen. Dominó el juego y tuvo al Sevilla a su merced durante todo el partido. Sólo un error en el despeje de Jordi Alba y en el repliegue de Lenglet pusieron en peligro la decimotercera Supercopa de España azulgrana.

Eso sin olvidar el penalti de Ter Stegen. En una acción más que dudosa, aunque para mi es penalti y tarjeta amarilla ya que el balón se dirigía con velocidad al córner y no era jugada manifiesta de gol, me llamó la atención el hecho de que no se recurriera al VAR tal y como se hizo en el gol de Sanabria. No quiero ser presuntuoso. Pero es un detalle que me llamó la atención.

En el aspecto positivo quiero destacar la gran segunda parte de Dembélé. No sólo por el golazo. Su repertorio de velocidad, regates, y desmarques, deben marcar el camino a seguir para el joven delantero francés. Es el que más que nadie, en gran parte por el elevado coste de su contratación, debe dar un paso al frente.

Y a destacar negativamente, aunque de manera relativa, es el estado de forma de Luis Suárez. Es evidente que ha vuelto de las vacaciones con unos kilos de más. No obstante, es sabida la tendencia a engordar del uruguayo. Siendo sinceros, siempre ha sido un jugador más bien “corpulento”. Mi confianza en el charrúa es ciega, y estoy seguro que recuperará su mejor versión con el paso de los partidos.

Es muy pronto y no tiene sentido alguno sacar ningún tipo de conclusiones. Sin embargo, los culés podemos ser optimistas de cara a la nueva temporada tras lo visto ayer en la ciudad marroquí. Con ganas de que empiece la temporada de verdad.

La madurez se consigue cuando una persona pospone placeres inmediatos por valores a largo plazo.”  (Joshua Loth Liebman)