El Barça B sumó un valioso punto en el Miniestadi frente a un Villarreal B que tuvo la victoria en sus manos hasta el último suspiro. Los de García Pimienta sacaron provecho de un corner señalado ya en el tiempo de añadido y salvaron así un partido en el que los azulgrana apenas tuvieron llegadas a puerta.

La primera mitad sucedió sin pena ni gloria para un Barcelona que inmerso en una buena dinámica, y que vio como el colegiado concedía un penalti al Villarreal, tras una falta más que dudosa por parte de Jorge Cuenca. Entre los silbidos de desconformidad por parte de la grada, el cuadro castellonense no se permitió desperdiciar la oportunidad de ponerse por delante en el marcador, y Quinti fue el encargado de establecer el 0-1, que se mantuvo hasta los últimos segundos de juego.

El Barça lo probaba todo en un intento de poner las tablas, pero no estuvo para nada acertado, ni en los pases, ni en las definiciones, y parecía que la derrota en casa ya era poco menos que una realidad. Sin embargo, en el fútbol no se puede dar nada por perdido hasta el pitido final, y en los 6 minutos de descuento concedidos por el colegiado después de las muchas pérdidas de tiempo por parte del conjunto amarillo, el Barça hizo gala de su casta y Cuenca envió el esférico al fondo de la red, tras un saque de esquina.

La euforia se desató en un Miniestadi con más afluencia de la habitual, a sabiendas de la valía de sumar un punto más, en un partido en el que los azulgrana no estuvieron ni de lejos a su mejor nivel.

Con el 1-1 definitivo, el Barça B se mantiene en la tercera posición de la tabla con 15 puntos,  a la espera de lo que haga su principal perseguidor, el Lleida, en su duelo de esta tarde frente al Olot.

Diana Velasco Silgado
Diana Velasco Silgado

Redactora/Administradora

Ver otras noticias de nuestro blog