Con el descenso ya asegurado para el Barça B, los de García Pimienta buscaban concluir una mala temporada con al menos una victoria en el Miniestadi ante sus aficionados, pero eso tampoco pudo ser posible. Los azulgranas llevaron el control del partido y jugaron a un buen nivel, como ya se ha estado viendo a lo largo de toda la campaña, sin embargo, al final es el rival quien termina llevándose el gato al agua y como claro resumen de lo que ha supuesto este curso, el Zaragoza hizo lo propio ganando por 0-2.

Los maños, por su parte, llegaban al Miniestadi con el objetivo de seguir soñando con los playoffs de ascenso a Primera División y se marcharon de Barcelona con los deberes hechos, pese a que el cuadro culé no le puso las cosas nada fáciles y terminó cosechando otra derrota inmerecida.

Nada más comenzar el encuentro, el Barça contó ya con su primera ocasión a cargo de Sarsanedas, muy activo durante todo el duelo. Una de las tantas opciones que se sucedieron a lo largo de la primera mitad, con diferentes protagonistas, pero con el mismo final desafortunado. El en minuto 11, un gol anulado al Zaragoza por fuera de juego supuso las más clara para los maños, a lo que el Barça respondió con una buena opción a balón parado.

El partido se iba igualando en cuanto a llegadas a posesión del esférico, sin embargo el marcador no se movía ni para unos, ni para otros, siendo el Barcelona quien más se merecía el premio del gol. Rozando el 21 de juego, la mala fortuna llegó para el Barça en forma de lesión, cuando Marc Cardona, su referencia en ataque, pedía el cambió y era sustituido por Abel Ruíz. El canterano lo probó con aquella ansia de quien quiere demostrar su valía, aunque se le vio algo nervioso y no tuvo suficiente acierto.

Aleñá fue tal vez quien más lo probó desde todos los ángulos, pero el balón, como casi durante toda la temporada, no quería entrar en la portería rival y el resultado inicial se conservó hasta casi el descanso.  Fue ya en los últimos 5 minutos cuando el Zaragoza logró desequilibrar la balanza y conseguir un gol un tanto injusto dada la buena labor que hasta el momento había desempeñado el conjunto azulgrana. Pero así es el fútbol y con el 0-1 en contra, el Barça emprendía el camino hacia los vestuarios.

En la segunda mitad el Barça saltó al verde con el mismo ímpetu que en la primera, con ganas de dedicar un triunfo a su hinchada y despedir el curso con algo positivo, pero la tarea era cada vez más ardua puesto que el balón estaba totalmente negado a rebasar los tres palos que defendía Ratón. Los culés estuvieron muy incisivos por ambas bandas, con Carles Pérez y Nahuel, pero la cosa se complicaba siempre en los últimos metros.

En el minuto 70, el colegiado señaló penalti a favor del Zaragoza tras unas manos dentro del área, pero Jokin Ezkieta detuvo el lanzamiento con una seguridad tremenda, y conservó el 0-1 en el marcador, que daba esperanzas al Barça para lograr el empate. Poco después, la mala suerte volvió a visitar al Barcelona, y Carles Aleñá tuvo que abandonar el terreno de juego también aquejado de una lesión, mientras se cubría la cara con las manos y dejaba a la grada con la miedo en el cuerpo.

Vitinho fue el encargado de ocupar el lugar del mataronense en el que suponía su última aparición con la zamarra azulgrana, antes de regresar al Palmeiras, tras terminar su periodo de cesión. No mucho después de este cambio y cumplido ya el 85 de juego, de nuevo el colegiado indicó otro penalti a favor del Zaragoza después de un derribo en el área del Barcelona. Y de nuevo Jokin Ezkieta detuvo la pena máxima, erigiéndose como el mejor jugador del encuentro. La evidente frustración del conjunto maño hizo a sus futbolistas sacar fuerzas de flaqueza, y aprovechando una contra en la que la defensa azulgrana tenía sus líneas muy avanzadas, Febas se plantó solo ante Jokin. Esta vez, el guardameta pamplonés no pudo evitar que el esférico terminara en el fondo de la red y el tanto zaragocista supuso el 0-2 definitivo.

Un partido intrascendente para los de García Pimienta, que ya se habían asegurado el descenso de forma matemática tras empatar contra el Albacete la anterior jornada, y último partido del Barça B en la categoría de plata. Sólo cabe esperar que el curso que viene el equipo resurja de sus cenizas como se hiciera la temporada pasada, y que el sueño de regresar a Segunda A se acabe convirtiendo nuevamente en una realidad.

Diana Velasco Silgado
Diana Velasco Silgado

Redactora

Ver otras noticias de nuestro blog
El Barça B certifica el descenso

IMAGEN DE: @fc.barcelonab Fue bonito mientras duró. Las esperanzas recobradas tras las victorias ante el Sporting y el Cádiz quedaron en aguas de borraja después de empatar a cero en casa del Albacete, y la permanencia es ya un sueño imposible para los culés. Los de...

leer más