Poco menos que un remake de Pesadilla en Elm Street, sólo que bajo el título de Pesadilla en Kazakhstan. Así podríamos definir el partido del Barça femenino ante el BIIK Kazygurt en esta ida de los 1/16 de final de la Champions, y no estaríamos diciendo ninguna tontería. Un encuentro que tenía todas las papeletas para caer a favor del Barça y que a priori parecía sencillo dado el rival, se convirtió en una auténtica odisea para las azulgranas en su estreno europeo.

Las de Fran Sánchez encajaron una dolorosa derrota por 3-1 frente a un equipo que no destaca más allá de sus fronteras, pero que fue capaz de poner al Barcelona en cuerda floja, y de qué manera. Pese a todo, las chicas dieron comienzo al duelo de manera positiva, con la posesión del esférico y poniendo en apuros a la guardameta del BIIK Kazygurt en varias ocasiones, pudiendo incluso inaugurar el marcador. Bárbara Latorre y Toni Duggan fueron las encargadas de poner el miedo en el cuerpo al rival hasta en tres jugadas distintas, pero la buena labor de Zheleznyak frustró las opciones de las culés, que terminaron pagando cara la falta de acierto.

Seis minutos de prolongación fueron los que cayeron antes de señalarse el descanso, un tiempo extra extenso debido a la lesión de Myasnikova, y que resultó ser fatal para el conjunto culé. Tras realizarse un lanzamiento de esquina, el balón golpeó en Alexia Putellas con tan mala fortuna, que se convirtió en el 1-0 en contra. Las azulgranas, no obstante, protestaron el tanto a la colegiada entendiendo que el esférico no había superado la línea de gol, pero finalmente, éste terminó por subir al marcador.

Tras el descanso reglamentario, Fran Sánchez movió banquillo e hizo saltar al verde a Aitana y a Claudia Pina en sustitución de Andonova y Andressa Alves, pero de nada sirvieron los intentos de las azulgrana por resurgir de sus cenizas. Apenas quince minutos más tarde, Ikwaput y Gabelia, con un tanto cada una, colocaron el 3-0 en dos acciones de contraataque que la defensa culé no pudo solventar.

Aún con todo Toni Duggan fue capaz de superar a Zheleznyak varios minutos más tarde y otorgar así un rayo de esperanza de cara al partido de vuelta en el Miniestadi. Bien es cierto que el Barça no se rindió en ningún momento y que buscó recortar diferencias en el tramo final del choque, pero la falta de precisión hizo mella en las pupilas de Fran Sánchez, a las que sólo les resta ya un cartucho por quemar.

El desenlace tendrá lugar el próximo 26 de septiembre, fecha en la que las azulgranas deberán consumar la gesta de la remontada si quieren seguir su camino por la máxima competición. De lo contrario, y de una manera un tanto absurda dada la calidad de la actual plantilla, quedarían, una vez más, apeadas de la Champions, y a las primeras de cambio. 

Diana Velasco Silgado
Diana Velasco Silgado

Redactora/Editora

Ver otras noticias de nuestro blog