El Barça puso punto y final la pasada noche a su gira por los Estados Unidos, y lo hizo con una derrota inmerecida ante el Milan por 1-0, a pocos segundos del pitido final. Los azulgranas fueron claramente superiores a los rossoneros durante todo el encuentro, pero el gol de André Silva en el último suspiro, desbarató la buena actuación de un Barça que regresa a Barcelona sin haber logrado una sola victoria en los tres partidos disputados.

En once inicial no tuvo mayor misterio. Valverde alineó a diez jugadores del primer equipo y premió con la titularidad a Miranda, un jugador que poco a poco va subiendo escalones, y que se presenta cada vez con más fuerza como posible relevo de Jordi Alba.

Pese a todo, cabe destacar las buenas sensaciones dejadas por las nuevas incorporaciones como Arthur, Malcom o Lenglet, que estuvieron a muy buen nivel aún con el poco tiempo de adaptación con el que cuentan, y de quienes se espera un peso importante dentro del equipo. Quien tampoco defraudó fue el canterano Riqui Puig, que dejó varios destellos de calidad e incluso se ganó la admiración de una leyenda como Gatusso.

El Barcelona tuvo opciones para abrir la lata nada más comenzar el partido con un lanzamiento de Munir, y con una ocasión de Malcom y del propio Munir, que puso en aviso a un Milan que no se sentía para nada cómodo. Borini fue el único del conjunto italiano que tuvo la posibilidad de marcar tras un fallo en defensa de los azulgrana, pero la reacción fue buena por parte de los culés y el esférico salió rechazado.

El conjunto catalán no aflojó la marcha y las ocasiones se sucedían, pero no terminaba de rematar las jugadas. Pasada la media hora de partido, Arthur lo probó desde fuera del área, pero Donnarumma estuvo atento para atajar el balón que llegaba con peligro. Malcom y Munir tuviron las dos últimas ocasiones antes del descanso, pero el esférico se negaba a entrar y el marcador se mantuvo tal y como estaba.

Ya en el segundo tiempo, Valverde realizó algunos cambios y dio entrada a Ter Stegen, que se estrenaba con el Barça tras la vacaciones estivales, y a Riqui Puig, quien cuajó un gran partido. Con todo, los azulgranas seguían manteniendo el dominio del encuentro y el ansia de gol obligó a Donnarumma a lucirse en más de una ocasión. Malcom contó con la primera a los diez minutos y Riqui Puig rozó el poste apenas un par de minutos más tarde, pero el luminoso seguía con el 0-0 inicial.

Poco a poco, el choque se torno algo más rudo. Kessie y Mauri vieron amarilla, ambos tras atropellar a Riqui Puig en dos ocasiones y el colegiado tuvo que intervenir para cortar la tangana que formó en torno a la situación. Valverde movió de nuevo el banquillo y sustituyó a Rafinha y a Marlon, por Abel Ruiz y Mingueza respectivamente, mientras el equipo continuaba con su tónica. Ya en la recta final, la dupla Semedo-Riqui Puig tuvo un par de opciones claras que se marcharon fuera por muy poco, sendas ocasiones perdidas que el Barcelona terminaría lamentando. Apenas unos segundos para finalizar el tiempo de añadido, el Milan salió al contragolpe y André Silva logró batir a Ter Stegen para colocar un injusto 1-0 en el marcador. No hubo tiempo para más, pues tras el tanto de los italianos, el colegiado señaló la conclusión del partido y los culés pusieron el broche final a una gira con cero victorias.

Diana Velasco Silgado
Diana Velasco Silgado

Redactora/Editora

Ver otras noticias de nuestro blog