Modric mereció ganar el Balón de Oro, pues hizo una gran campaña en el Madrid y con Croacia. Es un gran jugador. Cristiano, da asco su desfachatez, no estuvo presente porque no lo ganó, irrespetando no sólo a sus compañeros sino también él como persona. Messi quedó quinto, pero, lo pueden creer, sigue siendo el más grande, aunque los de Jugones, dijeron que fracasó en el Mundial despectivamente. Pobrecitos, que pena me dan. Afortunadamente, Messi ha sido lo más grande que parió madre como futbolista y para él ni uno ni diez balones de oro, plata o diamante, nada que ver con la altísima calidad de fútbol que nos regaló y nos regala y que nunca más volveremos a ver, aunque si muchos balones más de oro, pero no otro Messi más.

CARALLADA: horriblemente fea y cansona la entrega del Balón de Oro. Todo en francés: canciones, méritos, proyectos, pero aburrido, además ya se conocía de antemano ganadores y premiados, sin contar de que sobraba esa presentación fantasmagórica de algunos de los seleccionados mundialistas, pues nada tenían que ver con el Balón. Poner a Varane entre los diez primeros, por favor, y además olvidarse ahí mismo de Sergio Ramos, cuidadito. Se pasaron.

POR: LÁZARO CANDAL

LINK COMPLETO: www.quehicistepapaito.com

 

Lázaro Candal

Redactor

Ver otras noticias de nuestro blog